Blas Navalón

De formación académica Técnico de Laboratorio y Diplomado Universitario de Enfermería por la UB.

Posteriormente ha cursado formación en diversas áreas de Gestión:

– Gestión i Dirección de Centros Geriátricos,

– Gestión en Relaciones Laborales y Sindicales

– Postgrado en Socialdemocracia, políticas públicas y nuevos riesgos sociales.

Ha estado vinculado laboralmente al Hospital Clinic de Barcelona desde el año 1989, y ha ocupado diversos cargos de gestión en el ámbito de la salud.

Actualmente en excedencia del puesto de Cap de Infermeria de la Unidad de Extracciones y el Laboratorio de Urgencias en el Parc Salut Mar – Hospital del Mar (LRC).

Ha participado siempre de manera activa en el ámbito Asociativo, tanto profesional, como sindical.

Fué Conseller de Districte de Sarrià – Sant Gervasi de julio de 2016 a diciembre de 2017 por el Partit dels Socialistes de Catalunya.

El la actualidad, desde el pasado mes de julio de 2019 ocupa el cargo de Conseller Tècnic del Districte de Sarrià – Sant Gervasi en el Ajuntament de Barcelona, por el Partit dels Socialistes de Catalunya.

1.- ¿Qué es para Ud la humanización?

Es una concepto de visión integral y holístico de la vida y no solo de la profesión, basado en pensar siempre primero en las personas, no juzgarlas, ser benevolente, actuar con generosidad, mirarlas siempre bajo un aspecto ético y humano.

Una característica importante en cuanto a la humanización, es la aplicación en el la gestión diaria del principio bioético de no maleficencia, que ya aplicamos en nuestro día a día con pacientes y que también hay que aprender a aplicarlo con nuestro equipo de profesionales.

Y aquí os dejo una regla de oro a aplicar también en la gestión y es este principio humanista de Confucio ” No hagas al otro lo que no quieras para ti”

2 ¿Tiene alguna experiencia personal en el mundo de la humanización de la sanidad?

Si, como Jefe de Enfermería.

La humanización es una tarea diaria de la cual el gestor no debe descuidarse.

Empieza con un saludo a primera hora a todos los miembros de nuestro equipo uno a uno de manera individual y finaliza con nuestra despedida cuando dejamos nuestro hospital.

Pasa por atender de manera individual y con complicidad a cada profesional.

Significa asertividad, empatía con nuestro equipo, estar atento a lo que pasa, a lo que siente.

Es una tarea, en la que hay que hacer un sobresfuerzo para impregnar todo el Servicio de una sensación que positiviza el ambiente y favorece el Trabajo en equipo y no la competitividad.

Por experiencia propia, puedo afirmar, que este tipo de gestión acaba siendo percibida por los profesionales y dándole un gran valor añadido al puesto de Trabajo.

3 ¿Como humanizaría el mundo de la gestión?

Poniendo en primer lugar a las personas en el centro de todo, los profesionales tienen que ser la prioridad e introduciendo en la gestión una visión positiva, situando en el primer lugar la empatía.

Estamos en una época en la que se intenta priorizar la búsqueda y retención de talento y justamente para conseguirlo, es cuando hay que cuidar más al profesional, tratándolo con empatía, con transparencia, con amabilidad, pensando en como mejorar nuestra gestión de manera conjunta con ellos.

Actualmente, no solo es un valor tener un trabajo, sino que también lo es el trato que te dispensa tu empresa, la flexibilidad que te ofrece para conciliar tu vida familiar, las ventajas sociales que te ofrece para poder mejorar profesionalmente, el trato que se te dispensa cuando estas en una situación personal o familiar difícil, etc…

Ahora está de moda el término Dirección de Personas, pero se sigue actuando con conceptos de gestión arcaicos que necesitan un reenfoque, esto solo se conseguirá con una visión humanizadora y un compromiso empresarial real con el humanismo.

Las empresas e instituciones que se tomen en serio este concepto, serán las que conseguirán el éxito en un futuro próximo.

4 ¿Opina que los valores y la ética van de la mano a la hora de re-humanizar la organización?

 Van muy ligados, aunque son diferentes conceptos. Incluso puede haber valores que comprometan de manera importante y que no vayan alineados con humanizar la organización.

Si se quiere re-humanizar una organización, hay que analizar bien previamente sus valores, que dictan la misión y visión de la organización  y alinearlos con la ética.

Únicamente alineando de valores y ética es posible abrir la senda de humanización en una organización.

Y no nos olvidemos del equipo humano que dirigirá el cambio. Los directivos y directivas, tienen que ser elegidos de manera especial, deben creer y asumir estos valores humanísticos, para así poder sortear todas las futuras dificultades del nuevo modelo.

5 ¿Dónde debe iniciarse la humanización?

 La humanización es intrínseca del ser humano, se inicia en las primeras etapas de nuestra vida, continua en todo nuestro ciclo vital y nos acompaña hasta nuestra muerte.

Es muy importante en nuestra etapa académica y toma especial relevancia en la etapa formativa universitaria de la profesión enfermera. No se entendería una profesional enfermera sin un mínimo grado de humanización, tal vez, esto tendría que ser un factor a evaluar de alguna manera en nuestra etapa formativa como enfermeras.

Yo personalmente, no concibo una profesional enfermera que no tenga como principio básico los valores del humanismo. Si se es enfermera, se es humanista.

6 ¿Conoce a algún personaje histórico que fuera humanizador?

Cuando se habla de esto, siempre nos suele venir a la memoria personajes históricos humanistas, iniciadores de este movimiento filosófico.

Normalmente, ponemos el foco sobre los personajes históricos antiguos, pero no solemos poner en suficiente valor a las persones actuales y contemporáneas.

Personalmente, a mi me gusta abordarlo desde un modo de vista más contemporáneo y para mi un modelo a seguir humanista, fue Elisabeth Eidenbenz, una mujer suiza que dirigió la maternidad de Elna y salvó más de 597 vidas únicamente con esa iniciativa, en una época dura y oscura de Europa.

Otra persona contemporánea, que me gustaría compartir con vosotros, que además he tenido el placer de tener contacto directo es Mercè Conangla, una enfermera y psicóloga volcada en fusionar el humanismo y la ecología emocional, precursora e impulsora de un modelo (el modelo CAPA) para aplicar en las organizaciones y ayudar a mejorar a sus profesionales, focalizándose tanto en el nivel humano como el emocional.

7 Por su experiencia como profesional sanitario y político como cree que debería enfocar el Proyecto HUGES sus actividades?

Debería haber un proyecto HUGUES llevado por profesionales con experiencia, para ayudar, analizar y asesorar a las empresas e instituciones (empresas o centros sanitarios,  instituciones publicas, etc….) a organizarse para re-humanizar sus estructuras a todos los niveles.

También debería centrarse en que en las diferentes universidades se imparta formación sobre este aspecto durante los estudios de enfermería de manera estable. 

Pienso que desde HUGES, se tendría que crear e impulsar una distinción o sello de calidad, donde se publicite las Instituciones y organizaciones comprometidas con la humanización y entregarles esa distinción como empresa  “HUMANIST LEADER ORGANIZATION” en un acto público.

A %d blogueros les gusta esto: