Virginia Ruiz Martín

Hoy nos visita la Dra Virginia Ruiz, médico especialista en oncología radioteràpica del Hospital Universitario de Burgos, cofundadora del Proyecto HONCOR http://proyectohoncor.com  y blogger de “Un Rayo de Esperanza”

1 ¿Qué es para Ud la humanización?
La Humanización para mi es toda una filosofía de vida aplicada al mundo asistencial oncológico. La inercia actual de los hospitales y centros de salud ha sido poner el foco en los procesos asistenciales, la productividad, los objetivos, los protocolos, la Medicina Basada en la Evidencia, etc. Por supuesto que todo eso es importante, pero se ha olvidado a las personas que habitan ese ecosistema: pacientes, cuidadores o profesionales sanitarios. Tenemos hipertrofiado el sentido técnico y no se ha trabajado en paralelo el sentido intrínsecamente humano. Ello lleva a que los pacientes se sientan como un número más y los profesionales se encuentren en una situación desesperada de desgaste. Humanizar es reconciliar y recuperar todos aquellos aspectos que nos dan valor como personas. Para ello hay que trabajar duro por comunicarnos bien, empatizar, ofrecer espacios amigables, ayudar a las familias a cuidar de sus seres queridos y validarles, cultivar la compasión, el trabajo en equipo, establecer planes para evitar el desgaste profesional, etc
2 ¿Tiene alguna experiencia personal en el mundo de la humanización de la sanidad?
Modestamente, trato todos los días de aplicarme en ese sentido. Cultivo la escucha activa en mi consulta y procuro que el trato con el paciente sea lo más cálido y humano posible. En mi consulta cuelgo dibujos de pacientes o de mis hijas y en la puerta tengo puesto un cartel de bienvenida con la frase: Vamos a ayudarte. Considero la habitación de los pacientes ingresados a mi cargo como un hogar y por ejemplo siempre llamo a la puerta antes de entrar o dejo que estén presentes los familiares en el pase de visita. También colaboro con la Fundación GIAFyS de Miranda de Ebro para impartir formación a pacientes oncológicos o familiares y van a abrir en breve un gimnasio exclusivo para pacientes oncológicos con prescripción deportiva personalizada.

Existen multitud de iniciativas para humanizar espacios: salas de espera con música en vivo o actuaciones lúdicas tanto en salas pediátricas como en adultos; apoyo para el cumplimiento de últimos deseos, etc.

3 ¿Como humanizaría el mundo de la gestión?

Es una pregunta difícil, pues el gestor es visto ya de entrada por el profesional sanitario como el “enemigo”. El principal problema que veo en mi experiencia es que habitualmente no se ponen en tus zapatos, apenas conocen cuál es tu trabajo, qué haces más allá de cumplir con las listas de espera, la aplicación nuevas técnicas, o entender los problemas asistenciales de coordinación con otros servicios ,etc. A los gestores les invitaría primero a conocer el trabajo de “trincheras”, a ponerse en la piel del paciente y a partir de ahí empezar a trabajar juntos para mejorar. Si no hablamos el mismo lenguaje, si no conocen tu realidad difícilmente el gestor nos va a ayudar. Todo lo demás se quedaría en meras buenas palabras.

4 ¿Opina que los valores y la ética van de la mano a la hora de re-humanizar la organización?

Por supuesto. La bioética en el campo de la Oncología es fundamental pues cada día nos enfrentamos a dilemas cada vez más complejos y diversos, donde es posible que haya varios caminos igualmente válidos y que conviene explorar y entender caso a caso. Hay que poner en valor las preferencias y necesidades de los pacientes para adecuar mejor y de una forma más eficiente los tratamientos que aplicamos.

5 ¿Dónde debe iniciarse la humanización?
Como he dicho antes la humanización es toda una cultura o filosofía de la que deberíamos dejar impregnarnos. Lo vemos en el día a día con la revolución tecnológica y no es ya raro ver personas más pendientes de las pantallas que de la persona que les acompaña al lado. Una conversación espontánea sin tecnología se ha convertido en algo casi excepcional. Debemos recuperar el espíritu humano desde la escuela, las facultades y también con nuestro ejemplo. Convendría posiblemente plantearse una revolución re-humanizadora de toda la sociedad.
6 ¿Conoce a algún personaje histórico que fuera humanizador?
Uno de los personajes de nuestra historia reciente fue el Dr Gregorio Marañón. Es conocida la anécdota cuando le preguntaron:  ¿Cuál es la innovación más importante de la Medicina en los últimos años? y respondió: “La silla, porque nos permite sentarnos al lado del paciente, escucharlo y explorarlo”. De forma muy gráfica ejemplariza lo que debe ser la relación profundamente humana entre médico y paciente. Marañón reúne las cualidades de excelencia de un buen médico y un médico bueno. Cuidaba por igual el espíritu científico y el humano.
7 Por su experiencia como profesional sanitario que persigue la humanización en oncología  ¿cómo cree que debería enfocar el Proyecto HUGES sus actividades?
Creo que acercándose a los profesionales, escuchándoles, poniéndoles voz y tratar de que la gestión real se adapte y dé respuesta a las necesidades y retos a los que se enfrentan los profesionales sanitarios en su día a día.
A %d blogueros les gusta esto: