María Rufino

Ha trabajado como psicóloga en la Unidad de Cuidados Paliativos del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau en Barcelona (Equipo de Atención Psicosocial de Mutuam, creado por la Obra Social “La Caixa”) durante diez años. En un momento dado, decidió dejar su trabajo dejándose llevar por su propio sentir. Actualmente se dedica a acompañar, psicoterapéuticamente, a las personas con sufrimiento y a formar a los profesionales que acompañan en el sufrimiento.

1 ¿Qué es para Ud la humanización? 

Hacer humano algo que no lo es o que ha olvidado ser. Entiendo que humanizar la sanidad implicaría el integrar en ella rasgos de humanidad que no están o que están poco. Por rasgos de humanidad entiendo la calidez, la presencia, la cercanía, la comprensión, la ternura, la escucha, la sensibilidad hacia las personas que requieren del sistema sanitario.

2 ¿Tiene alguna experiencia personal en el mundo de la humanización de la sanidad? 

La experiencia personal la he obtenido de los y las pacientes y sus familiares que he acompañado durante los diez años que he estado en el hospital. Estas personas son las que me han permitido tomar consciencia de la importancia de ser humana a la par que profesional. El saber mirarte como una persona y no únicamente verte como un síntoma, el saber escucharte y no únicamente el dejarte hablar, el saber comprenderte sin necesidad de juzgarte, el saber transmitirte que eres importante y que estoy a tu lado.  Es la mayor y única experiencia que tengo y que me ha permitido integrar mi humanidad en mi profesionalidad.

3 ¿Como humanizaría el mundo de la gestión? 

Invitaría a que los gestores conectaran con su propia humanidad. Todos somos humanos, pero no conectamos siempre con nuestra humanidad. Siento que sólo se puede humanizar predicando con el ejemplo.

4 ¿Opina que los valores y la ética van de la mano a la hora de re-humanizar la organización? 

No lo sé. Desde mi mirada, lo que sí siento que va de la mano de la re-humanización es tener el corazón abierto y la mente lúcida, tal y como la monja budista Thubten Chodron titula su libro.

5 ¿Dónde debe iniciarse la humanización? 

Tal y como yo la veo, debería iniciarse en el interior de cada uno. A partir de ahí, dejemos que el contagio actúe por sí mismo. Contagiemos a los profesionales que formamos, a los compañeros con los que trabajamos, a las personas que atendemos,…

 6 ¿Conoce a algún personaje histórico que fuera humanizador? 

Basándome en sus biografías diría que Jesús, María de Magdala, Santo Tomás de Aquino, Teresa de Calcuta, Siddharta Gautama, Mahatma Gandhi y Paramahansa Yogananda. Personas, todas ellas, que pusieron el foco en su interioridad. Decía Gandhi “Mi vida es mi mensaje”.

7 Por su experiencia como psicóloga y formadora cree que debería enfocar el Proyecto HUGES sus actividades?

Sobre todo, poniendo el foco en una formación teórico-vivencial. Una formación que permita la reflexión y que invite a la mirada interior de cada profesional que asista. Que cultive y enriquezca la propia humanidad para que a, partir de ahí, puedan emanarla allá donde vayan.

A %d blogueros les gusta esto: