Marian Ramos

Diplomada en Enfermeria por la Universidad de Barcelona en 1995, enfermera geriátrica y desde 1998 en el HUGC, en cuanto a humanización he estado 7 años en la Unidad de Oncología, y desde 2012 enfermera referente de educación al paciente y la familia.

Un paciente informado, empoderado, que se responsabiliza  de su salud, de sus cuidados y colabora con los profesionales, es un paciente que mejora su calidad de vida, aumenta su autoestima y reduce el numero de visitas a los centros sanitarios.

1. ¿Qué es para Ud la humanización?

Pienso: ¿Qué nos diferencia a los seres humanos de las máquinas? La respuesta me aporta esos valores que marcan la diferencia y en los que se basa la esencia humana: la empatía, la generosidad, la compasión, el respeto, el ponerse en el lugar del otro, la honestidad, la autocrítica,…
El respeto y el reconocimiento de las diferencias, de la individualidad de las personas … debe estar inherente en los profesionales que nos dedicamos a la salud.
Un profesional muy bien formado, con conocimientos técnicos extraordinarios, no son suficientes. El paciente valora especialmente al profesional que le ofrece un trato humano, que se preocupa de que le entienda, de sus necesidades…

2. ¿Tiene alguna experiencia personal en el mundo de la humanización de la sanidad?

Durante más de 20 años he intentado dar cuidados de calidad, aportando esa atención personal e individualizada, mirando a la cara y escuchando a los pacientes. Creo que mi etapa en oncología y cuidados paliativos puede ser la que más destacaría en este sentido. Vivir la evolución, el desenlace de la enfermedad, y ayudar a los pacientes y a la familia a hacer más llevadera esta situación, respondiendo a sus necesidades reales, y recibir posteriormente su agradecimiento, te llena de satisfacción como profesional y como persona.
Los momentos en los cuales he vivido la sanidad como usuario, o como familiar, he valorado este trato humano y la proximidad de mis compañeros de profesión. El recuerdo que tengo de los días que estuve acompañando en el hospital a mi abuela, pocos días antes de su muerte, es que una enfermera entró a la habitación con unos auriculares puestos. En ese momento pensé que me avergonzaba de que perteneciera a mi profesión, y que jamás debía tratar a nadie con esa falta de interés y respeto.

Creo que la experiencia en primera persona te aporta otro punto de vista.

El convencimiento de que cuando estás en una situación de vulnerabilidad valoras muchísimo los detalles en el cuidado y en el trato, se refleja en tu forma de trabajar.

3. ¿Como humanizaría el mundo de la gestión?

La elección de un buen líder, es fundamental. Profesionales con formación no sólo en gestión económica, sino con una visión más amplia.
Este líder además tiene que contar con un equipo de mandos intermedios que tenga la misma visión y formado en humanización.
Dentro de que partimos de organizaciones jerarquizadas, se debe potenciar el trabajo en equipo, el respeto por el resto de los profesionales, confianza en que se sigue un objetivo común y coherencia con el objetivo marcado.

Ofrecer las facilidades para el desempeño de tu trabajo es responsabilidad de un buen líder. Saber implicar, motivar a todo el personal que tiene a su cargo en los proyectos del centro, solicitar propuestas de mejora, colaboración en la identificación de problemas… Si el trabajador no siente que únicamente ejecuta lo que se le manda, sino que se le permite participar en la elaboración de proyectos desde el inicio de los mismos etc, es más probable que aporte ese algo más , ese valor añadido, ….

El sentirte valorado y escuchado es motivador, y facilitará que se tenga interés por emprender nuevos proyectos y participar en mejoras, y estimulará la creatividad.

4. ¿Opina que los valores y la ética van de la mano a la hora de re-humanizar la organización?

La organización tiene una misión y una visión.
Si nuestro objetivo es humanizar la organización, es decir incluirla dentro de la visión, creo que definir los valores éticos de la organización es necesario..

5. ¿Dónde debe iniciarse la humanización?

Actualmente, en la era tecnológica y de la inmediatez, debemos potenciar la humanización en nuestras propias casas, en la educación de nuestros hijos. Enseñar a valorar los detalles, la generosidad, la personalización en las relaciones , la creatividad, los valores de la convivencia y respeto al prójimo… es tarea de los padres. Los valores éticos no se enseñan sólo en las escuelas.
Creo necesario incluir además en la formación reglada actividades y asignaturas que potencien el trabajo en equipo, el respeto, que nos hagan mirar al otro, que potencien la creatividad, la resolución de conflictos, la comunicación efectiva.

6. ¿Conoce a algún personaje histórico que fuera humanizador?

Como enfermera me veo inclinada a hacer referencia a Florence Nightingale y a Virginia Henderson.

7. Por su experiencia como enfermero asistencial cómo cree que debería enfocar el Proyecto HUGES sus actividades?

El objetivo debe ser no perder la esencia de lo que nos hace humanos dentro de esta espiral de despersonalización y tecnología.
Es importante incluir en la formación de los profesionales, tanto durante los estudios reglados como en la formación continuada como profesionales, asignaturas sobre comunicación efectiva, trato respetuoso, empatía, visión integral del paciente…

A %d blogueros les gusta esto: